Saltar la navegación

¿Qué son los valores?

¿Qué son los valores?

Árbol de los valores en las hojas aparecen los nombres de valores

 VALOR ES TODO AQUELLO QUE HACE A LAS PERSONAS BUENAS

 El ser humano, para comportarse como tal, ha de tender al bien que la razón le propone como objetivo de su natural tendencia a la felicidad. La persona hace la valoración de las cosas y establece una jerarquía de importancia. Así comprenderá que hay valores que deben ser sacrificados en aras de valores más altos, por ejemplo: la salud es más importante que el dinero.

 LA DIFERENTE JERARQUIZACIÓN DE LOS VALORES ES LO QUE OTORGA LA TALLA MORAL A CADA INDIVIDUO

 Hablar de valores humanos significa aceptar al hombre como el supremo valor entre todas las realidades humanas.

 La escala de valores será la que determine sus pensamientos y su conducta. La carencia de un sistema de valores bien definido, sentido y aceptado instalará al sujeto en una indefinición y vacío existencial que le dejará a merced de criterios y pautas ajenas.

Los valores nos ayudan a despejar las principales interrogantes de la existencia

 

ESCALA DE VALORES

 Mientras que la práctica de valores genera confianza y credibilidad en los grupos humanos, el abandono de los mismos produce escepticismo, incoherencia e inseguridad en las relaciones. Ante situaciones complejas, surgen numerosas preguntas ¿los valores son relativos y dependen de cada circunstancia o de la conveniencia del momento?, ¿qué está bien y qué está mal?

La escala de valores y las creencias de cada persona determinan su forma de pensar y su comportamiento. Los valores asumidos como parte de una cultura sentida como propia, proporcionan bienestar emocional.

Por lo contrario, la falta de un sistema de valores definidos y compartido en una sociedad insta a los individuos, menos maduros en la definición y la indefensión, a pesar de que hay quien defiende que los valores son relativos y optativos, existen unos valores fundamentales como el respeto a la vida y a la integridad de todos los seres humanos, el rechazo a la violencia, a la xenofobia, al racismo, a la tortura y a todo tipo de vejación. 

Aceptar que otras personas vivan y piensen de modo diferente y que por ello mantengan todos los derechos es el primer paso para poder convivir. Es necesario tener en cuenta que la capacidad para la convivencia no surge de manera natural en las personas y que el origen de la mayoría de los conflictos humanos está en la falta de habilidades en la infelicidad personal y en la frustración, origen de la mayor parte de los conflictos que derivan en actos de violencia.